PRESIDENTE ALEJANDRO GIAMMATTEI Y SU PATICIPACIÓN EN LA CELEBRACION DE LA 76 ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS -ONU-

El Presidente Alejandro Giammattei  participó  en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) la cual se realizó en el Estado de  de Nueva York, del 20 al 24 de septiembre del 2021. Durante  su intervención, el Presidente Alejandro Giammattei, abordó los temas de  narcotráfico, seguridad, vacunas contra el COVID-19, familia, migración cambio climático y soberanía.

El Mandatario expresó: “El año 2020 presentó retos inimaginables al mundo entero, a casi dos años del inicio de esta pandemia, el esfuerzo global ha dado como resultado el desarrollo y distribución de vacunas seguras y eficaces. Sin embargo, la inmunización de una masa crítica de la población mundial, se enfrenta a un conjunto de desafíos, que incluyen nuevas cepas peligrosas del virus, el acceso inequitativo a las vacunas, la competencia mundial por un suministro limitado de dosis, al que han tenido acceso las economías más poderosas olvidándose que incluso el acaparamiento de las vacunas podría convertirse en un riesgo para sí mismos, si nosotros los países mas pequeños y pobres no logramos mismo nivel de inmunización. Agradeció las donaciones que  los países amigos y organizaciones internacionales han brindado a Guatemala, dado que esto ha permitido avanzar en la inmunización de los guatemaltecos”.

El Funcionario señaló: “En materia de seguridad  la región centroamericana, se enfrenta a la lucha contra la delincuencia organizada transnacional, principalmente en lo que respecta al fenómeno del narcotráfico; hemos emprendido diversas acciones en coordinación con las distintas instancias especializadas de esta organización, así como con países amigos a quienes agradezco su buena voluntad para hacer frente de manera conjunta a este flagelo. Sin embargo, nuestra región continúa sufriendo un tremendo flagelo que ha costado innumerables vidas, que corrompe a nuestras sociedades, que tiene un gran impacto en nuestra economía, y que nos obliga a destinar recursos para su combate, los cuales podrían ser utilizados para otros esfuerzos que ayudarían a mejorar los índices de desarrollo humano”.

 

Alejandro Giammattei Destacó: El tráfico de drogas; un mal que nos toca sufrir por la demanda que existe para su consumo, particularmente en los Estados Unidos de América, hemos asumido con gran responsabilidad el combate de este mal, muestra de ello es que, desde el inicio de nuestra gestión a la fecha, se ha logrado desarticular a quince estructuras de narcotráfico y desestabilizado a seis. Se han consignado a 2,855 personas relacionadas con ese delito; 52 son o han sido sujetas a procesos de extradición por narcotráfico y siete por otros delitos cometidos en diferentes países. Sin embargo, es menester hacer notar que estos éxitos no parecen ser reconocidos y valorados por los países consumidores quienes tienen la mayor responsabilidad en esta cadena insana del narcotráfico.  Es por ello, que hoy desde acá, demando a que sean más efectivos para combatir el lavado de dinero, que hagan más por repatriar los capitales resultado del narcotráfico porque al final por paradójico que suene, el dinero está en las cuentas bancarias de los que distribuyen la droga en los países consumidores”.

El Mandatario resaltó: “A pesar de las condiciones adversas que la humanidad vive, todos hemos demostrado resiliencia. La pandemia ha puesto de manifiesto la enorme capacidad del ser humano para sobreponerse a condiciones hostiles y lograr su supervivencia, además de la pandemia, los países soportan los embates del cambio climático, que han exacerbado los fenómenos meteorológicos, cuyos efectos desastrosos se tradujeron en pérdidas humanas, así como daños en la agricultura e infraestructura de grandes dimensiones a nivel mundial. Ante esta dura realidad y como Presidente del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), vengo a solicitarles que nuestra región sea reconocida como una región altamente vulnerable al impacto de las pérdidas y daños que imponen los desastres naturales, esto implica la necesidad de optar a financiamiento climático ágil y de calidad, así como también el otorgamiento de los accesos a seguros paramétricos que nos ayuden en la reconstrucción de la infraestructura a que nos vemos obligados año con año”.

El Presidente enfatizó: “Es importante la revitalización de las Naciones Unidas, para adaptarse a la realidad mundial, por lo que es imperativo que el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, sigan siendo sus propósitos principales, por lo cual el Consejo de Seguridad debe honrar esa responsabilidad, sin sesgos ideológicos y los invito a que sean objetivos y equitativos. Guatemala se honra en tener una larga trayectoria como país contribuyente de tropas de esta Organización. Hoy, nuevamente, hacemos un llamado al Consejo de Seguridad, a actuar de manera consistente con sus funciones, incluyendo un uso responsable del derecho al veto y evitar el agravamiento de crisis internacionales.”

 

 

 

Alejandro Giammattei puntualizó: “A pesar del duro golpe que ha sido para todos nosotros el paso de esta pandemia y aún en momentos de dolor, mi país conmemora el bicentenario de nuestra independencia. Ha sido un camino difícil, con desafíos y retos que se ha enfrentado de la mejor manera posible. Pero debemos ver este acontecimiento como un parteaguas en la historia y asumir el reto de enfrentar décadas de rezagos que se ven reflejadas en un alto índice de pobreza, desnutrición, sistema de salud obsoleto y la urgente necesidad de una reforma educativa que disminuya la brecha digital y que asegure la excelencia en la educación pública. Doscientos años después, estamos claros de que el futuro exige mayor integración, participación, crecimiento y esfuerzos de todos, en la forma y en los ámbitos que define la agenda internacional en el último decenio para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, a fin de que salgamos avante. Sin olvidar que esto será posible si y solo si, comprendemos la urgente necesidad de impulsar un mundo en donde la equidad sea tangible y la aspiración del ser humano a mejorar sus estándares de vida se logre como producto de la solidaridad de los países más desarrollados con los menos favorecidos, sin condicionantes, presiones o intentos de violentar la soberanía a cambio de apoyo, ayuda o cooperación. Debemos comprender que no podremos superar los retos de quienes habitamos este planeta, si no asimilamos que la asistencia, cooperación e interacción entre las naciones debe ser efectiva, dinámica y sostenible, pero nunca sujeta a ser un elemento que ponga en riesgo el principio de la autoderminación de los pueblos y el respeto a la democracia, así como a la no intervención de los países en los asuntos internos de otros”.

 

INFORMACIÓN PUBLICA 2021